Santiago 1910. Construcción planimétrica de la ciudad pre-moderna. Trascripciones entre el fenómeno de la ciudad física dada y la ciudad representada.

La planimetría de Santiago del siglo XIX y especialmente la de Ansart de 1875, posee la virtud de visualizar la totalidad del artificio de la ciudad en relación a la arquitectura, la ciudad y el paisaje, bajo una noción integral. No obstante, los planos posteriores pierden esta condición y representan a partir de entonces principalmente la trama como una red autónoma, donde la influencia mutua entre el fenómeno de la ciudad dada y el de la ciudad representada se vuelve abstracta y fragmentaria.

¿Cuáles son los elementos que comparecen en la conceptualización de la integralidad en el fenómeno de la ciudad dada y la ciudad representada de Santiago de 1910, en tanto que coexistan los hechos de la arquitectura, ciudad y paisaje que nos permiten llegar al bicentenario con un conjunto de herramientas apropiadas para su desarrollo futuro? A modo de hipótesis, se propone que la construcción de un plano de 1910 que incorpore arquitectura, espacio urbano y paisaje permitirá visualizar la naturaleza del vínculo que se establecía entre ciudad dada y ciudad representada; y se constituirá en una herramienta de estudio de la ciudad del presente.

A través de la revalorización de la descripción como herramienta investigativa, colocando un especial énfasis en la cartografía y fuentes catastrales originales del periodo, y en las imágenes visuales como complemento, se logró: la construcción del Plano de Santiago de 1910 – Arquitectura, Paisaje y Ciudad, escala 1:5.000 y de 194×205 cms., síntesis de diversas fuentes catastrales y cartográficas de alto valor patrimonial, algunas dispersas y en condiciones frágiles de manejo y reproducción (catastro municipal de manzanas de 1910, planos de 398 casos de arquitectura y espacio público, plano IGM de 1910, entre otros). La elección de la escala 1: 5.000, de baja proporcionalidad, hace que el tamaño de la cartografía permita una legibilidad y juicio mucho más específicos sobre el territorio y la ciudad, lo que está indisolublemente ligado al sentido de la proporción y detalle que permite el dibujo. Se verifica la hipótesis y se revaloriza la representación cartográfica como método de investigación adecuado para la producción de nuevo conocimiento.